Carta a los convencionales

Estimados Convencionales:
Esperamos que ustedes y sus familias se encuentren muy bien. Somos muchos apoderados, estudiantes y trabajadores de la educación de colegios públicos, administrados por el estado y fundaciones, movimientos ciudadanos representantes de organizaciones y ciudadanos en general que queremos que todos los niños, niñas y adolescentes de nuestro país tengan la oportunidad de desarrollarse de acuerdo a sus capacidades, intereses y talentos, y que todas las familias de Chile cuenten con todo el apoyo y garantías que merecen por parte del Estado para acceder a una educación de calidad, libre y diversa.

Estamos convencidos de que necesitamos una mejor educación para todos y ha sido la Libertad de Enseñanza en sus diferentes dimensiones la que ha permitido la construcción de una sociedad plural, en donde cabemos todos con nuestras diferentes visiones y desarrollo de vida, y que miles de familias vulnerables tengan más opciones que solo la estatal para educar a sus hijos. Queremos que las familias puedan elegir libremente el proyecto educativo que más los represente y nos unimos para que todos los niños, niñas y adolescentes del país tengan una educación de calidad, libre y diversa sin importar su origen económico.

La Libertad de Enseñanza es un derecho consagrado en nuestra Constitución (Art. 19, N°10) y forma parte de diferentes tratados internacionales a los que suscribe nuestro país, uno de ellos es el tratado internacional de Derechos Humanos. Esta libertad es la que ha permitido la existencia del derecho preferente de los padres a educar a sus hijos y que la ciudadanía pueda crear y organizar colegios. Estos derechos son los que reconocen que los padres y apoderados sean quienes eligen el proyecto educativo para sus hijos y no el Estado. Asimismo, estos derechos han permitido la creación de diferentes tipos de proyectos educativos (confesionales, artísticos, musicales, deportivos, entre otros) que dan libertad para elegir el colegio que mejor se adecue al proyecto familiar y/o competencias que van adquiriendo los hijos al crecer.

Estos derechos nos pertenecen y es por ello que nos entristece que algunos convencionales no crean que los padres deban ser los primeros educadores de sus hijos y que parte de estos derechos sean eliminados en el proceso de cambios que significará la nueva Constitución. Es preocupante que la Convención Constitucional haya rechazado con 80 votos en contra, 53 a favor y 17 abstenciones consagrar en el reglamento el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos, la libertad de enseñanza y la diversidad de proyectos educativos.

En ese contexto, les queremos pedir que respeten la voluntad popular de los ciudadanos, que en su gran mayoría (82%) está por una educación libre y diversa, donde los padres y apoderados puedan decidir el proyecto educativo para sus hijos y no exista discriminación entre los recursos que el Estado asigna a la educación estatal y los proyectos de la sociedad civil. Las Fundaciones Educacionales sin fines de lucro que reciben aportes del Estado representan el 54% de la matrícula de Chile y el 55% de los niños vulnerables del país estudian en estos establecimientos.

Queremos una Nueva Constitución que nos represente y nos incluya a todos, permitiéndonos ser libres y apoyarnos mutuamente en nuestra diversidad. Cuenten con nosotros para lo que necesiten, estaremos colaborando y participando activamente para que tengamos una educación de calidad, libre y diversa para todos los niños de Chile.

Movimientos Ciudadanos por una Educación Libre y Diversa.

Firma con tus datos